cover01sponsorDesde el 8 al 13 del pasado mes de marzo tuvo lugar en Santiago de Cuba la V Bienal de Dramaturgia Femenina “La escritura de la diferencia”. Este evento, surgido en Barcelona en 1999 a partir de la iniciativa y el esfuerzo de la directora y dramaturga italiana Alina Narciso, había desarrollado todas sus posteriores ediciones hasta la fecha en Europa, específicamente en la ciudad de Nápoles, Italia.
El evento incluye el Premio de Dramaturgia Femenina de igual nombre que se otorga a la mejor de las obras escritas por dramaturgas profesionales de cada uno de los países que participan del certamen, lo cual informa acerca de un estilo horizontal de pensamiento, atento a las especificidades de cada cultura.

A partir del 2003  en que por vez primera Cuba conoció y participó del certamen obteniendo el lauro destinado a la mejor pieza de autora cubana, nuestras escritoras teatrales han concurrido a todas sus convocatorias y han logrado alcanzar en cada una el premio correspondiente. Así Esther Suárez Durán, Lilliam Ojeda Hernández, Ana María de Agüero, trajeron a casa las distinciones en el 2004, 2006 y 2008, respectivamente. Desde entonces los países que han mantenido vivo el evento han sido Italia, Argentina y Cuba.
El desarrollo de la Bienal incluye la puesta en espacio de las obras ganadoras, el diálogo de las autoras con el público, el encuentro entre dramaturgas, directoras, críticos teatrales, académicos y desde el inicio su principal inspiradora ha expresado la voluntad de llegar a constituir una red internacional de dramaturgas y de mujeres teatristas. Uno de los obstáculos fundamentales que ha impedido su extensión a otros países es la falta de financiamiento.
Por interés personal como creadora Alina Narciso ha visitado Cuba en varias ocasiones buscando informaciones acerca de la vertiente cultural afrocubana, la cual guarda cierta relación con la cultura popular de la zona de la Campania, al sur de Italia, adonde pertenece la ciudad de Nápoles. En el 2009 realizó la puesta en escena de su obra,Cuento de aguas, (video) –  en una coproducción entre su Compañía Le Metec Alegre  y los grupos teatrales Cabildo Teatral y Calibán Teatro, de Santiago de Cuba.
La experiencia colaboró en la decisión de que la próxima edición de la Bienal de Dramaturgia Femenina, a realizarse en el 2011, tuviera lugar fuera de Nápoles y en la elección de la ciudad de Santiago de Cuba como su sede.
A fines de abril de 2010, al término de la edición del Taller Rine Leal dedicado a las grandes actrices de la escena cubana entre 1940 y 1970, quedó fundado el Proyecto de desarrollo Escena con Aroma de Mujer, r que tiene por misión el apoyo, estímulo y promoción a toda labor de mujer en la escena cubana. A partir de ese instante dicho proyecto articula con La Escritura de la Diferencia y los contactos de trabajo se intensifican para preparar la V Bienal.
Se lanza la convocatoria del Premio que corresponde a esta edición, se organizan – por vez primera – jurados nacionales. Se define un Jurado Internacional que ha de seleccionar el texto más pertinente para representar a todas las ganadoras y ser puesto en escena en el Teatro Mercadante de la ciudad de Nápoles.
Dramaturgas de diversas zonas del Caribe y América Latina se mostraron interesadas en participar del certamen y del encuentro. Por las mencionadas razones financieras ello no fue posible en esta ocasión, pero se había ganado algo esencial: la Bienal y su Premio comenzaban a ser conocidos en esta área geográfica y llamaban la atención de las escritoras teatrales de la misma.
Esta vez las autoras ganadoras fueron:

soledad-agrestiSoledad Agresti, de Italia, con La pierna de Sarah Bernhardt

 

 

sandra-franzenSandra Franzen, de Argentina, con Las flores contadas

 

 

agnieska-hernandez-morejonAgnieska Hernández Morejón, de Cuba, con Strip Tease

 

 

olga-portuondoEl 8 de marzo se desarrolló el acto inaugural con una conferencia de la Dra. Olga Portuondo y tuvo lugar el lanzamiento de un perfume especialmente elaborado para el encuentro.

 

yanelda-mendozaYanelda Mendoza,  perfumista de la prestigiosa Habana 1791,  institución perteneciente a la Oficina del Historiador de la Ciudad, presentaba la nueva esencia que se incorporaba a su catálogo. Se eligió para ella el nombre de Tula, en honor a la poeta y dramaturga Gertrudis Gómez de Avellaneda, una de las figuras cimeras de la cultura cubana y nuestra principal voz dramática femenina.
Yanelda, Licenciada en Química, con estudios especializados en perfumería y aromaterapia en Checoslovaquia y España, y la vasta experiencia acumulada en Suchel y luego en la Oficina del Historiador, obsequió al evento con una fragancia sutil que, sin embargo, logra permanencia y dio un toque muy peculiar a esta edición.

 

En colaboración con

sponsor

Email
Print