_MG_1877

Actriz: Mariana Valdés Frías / Actor: Lubin Berna

TV CUBANA – Presentación Estreno

Miércoles 11 de Marzo – Sala Adolfo Llauradó – Hora 8.30pm

Frente de batalla: notas al espectáculo El árbol de los gatos, exploración y técnicas

Una muchacha anda por las calles en busca de gatos para adoptar. Cumple con una promesa que le hizo a San Lázaro, hace ya tiempo, en agradecimiento por la salud recobrada. Prefiere gatos sucios, enfermos, muertos de hambre. El hermano de mi amigo cuida a los perros de sus vecinos con la paciencia de quien espera un mejor día. Al igual que ellos, hemos decidido subir a la escena para criar a estos gatos, a estos perros ajenos que nadie quiere ocultar. Nos sentamos juntos a la orilla de algún mar que puede ser o no metafórico, pero que siempre nos remite a la idea de la soledad, del viaje, de la partida y —quién sabe— tal vez del buen retorno.

Diseño de luces: Marvin Yaquis.   

Diseño de Escenografía y Vestuario: Ysmercy Salomón Díaz_MG_1757

Diseño de maquillaje y maquillista: Tony Pardo  

Coreografía: Camila Godo González.       

Audiovisual: Eduardo Augostin.

Fotografía: Claudio Sotolongo.

Asistencia de dirección: Diógenes E. Cardona Mola.

Co-dirección: Maridelmis Marín Brito

Equipo técnico Sala Adolfo Llaurado

_MG_1873

Hemos, también, sembrado un árbol que llamamos, por pura suerte, espectáculo… pero que podría ser, en realidad, cualquier otra cosa: sobrevida, orgullo, testimonio, ceguera. En sus ramas han crecidos los maullidos de este país, de nuestra idea de Isla, del personaje convertido en animal de la resistencia. Por eso, el espectáculo es —podría decirse— una clase/ensayo a puertas abiertas, particular work in progress. Las escenas se presentan a través de diversas técnicas que hemos utilizado a lo largo de nuestra carrera en la actuación, tales como la de Sainford Meisner, la de Uta Hagen, la de Lee Strasberg: nos han servido como herramientas formativas, tanto en el teatro como en la vida._MG_1883

 

 

El arbol de los gatos

Poesía que aparece en el texto Al partir de la Avellaneda, o en cuaderno de una niña que escribe sus primeros versos de amor. La poesía conforma el mundo conocido, ese que ha dejado de pertenecerle a la extranjera, a la mujer que labra su propio exilio sobre la cabeza de la Isla que parte para siempre. Es el mito del que se va y no regresa. Del que regresa y no encuentra. Y del que encuentra y no puede marcharse.

El árbol de los gatos —textualidad inspirada en la vida de Gertrudis Gómez de Avellaneda en conjunción con otra identidad dramática nombrada Una Muchacha Cualquiera— piensa el arte como el refugio último del hombre. Allí ha de buscar lo que no encuentra: la familia perdida, el país perdido, la perdida esperanza como metáfora de la Isla que se aleja. La poesía es el universo que todavía le pertenece. _MG_1868

 Te invitamos, pues, a que siembres tu árbol. Justo en la orilla del mar. A que colecciones maullidos con la paciencia del que sabe no existe el regreso. Quizás ya lo has intentado, como nosotros. Pero no pienses. Este es un particular frente de batalla. Apunta. Confía en la diana. Confía en tu ojo. Sigue al gato. Sigue al recuerdo. Es la clave —la única, tal vez— del buen viaje, del buen retorno, del grito.

(Elaine Vilar Madruga)

null

Email
Print